Categorías
Artigos opinión Blog

Del coworking al cohousing

Hace siete años dos de las personas del equipo de cohousing.gal (mi admirada socia María Pierres y una servidora) decidimos abrir Espacio Arroelo. Es una espacio de coworking en el centro de Pontevedra. Aquello empezó como una aventura colaborativa. A día de hoy aún nos sorprende el impacto tan positivo que ha tenido en nuestras vidas y en el entorno. Para quien no lo sepa un espacio de coworking, es un espacio de trabajo compartido donde personas de muy distintos perfiles personales y profesionales convivimos en nuestro día a día.

Hace siete años no teníamos logo, teníamos la imagen de un pececillo muy grande que tenía muchos peces dentro mirando en la misma dirección. A partir de ahí, sucedieron muchas cosas que son hoy la semilla de aventurarnos a expandir la filosofía cohousing en Galicia. Os cuento por qué:

  1. Gracias a convivir en Espacio Arroelo ayudamos y hemos visto crecer a otras comunidades colaborativas como Pontevedra WordPress. Se trata de una comunidad de personas que comparten conocimiento libre en torno a WordPress en Galicia. En un cohousing nos imagino creando nuevas redes de colaboración con otros proyectos de cohousing de España y del mundo para seguir ayudando a expandir este modelo de vida. Nos imagino conociendo a las mujeres de New Ground, High Barnet, un cohousing únicamente para mujeres mayores. Su éxito ha provocado la generación de una docena de proyectos en Reino Unido de igual carácter.
  2. Gracias a Arroelo hemos creado otras comunidades. Por ejemplo Creative Habitat , que conecta a espacios de coworking de España a Portugal con personas a las que admiramos de Dinamo 10, Sende, y Wow. Nos imagino siendo parte activa de Cohousing Spain que ayuda a visibilizar todas los movimientos y experiencias cohousing de España.
  3. Gracias a la vida en el coworking vivimos divertidísimos momentos en fiestas navideñas, días de comuna en la playa, picnics, viajes y mucho más. Nos imagino en nuestro cohousing de charleta en nuestra cocina compartida o en nuestro huerto comunal para celebrar encuentros como los de Lilac en Leeds.
  4. Desde Espacio Arroelo hemos promovido iniciativas solidarias para ayudar a otros proyectos como a nuestras amigas de Malayaka House. Nos imagino en nuestro cohousing, desarrollando proyectos como Kleine Bergstrasse, Hamburgo donde las personas propietarias pagan una renta anual pequeñita para formar parte de un Sindicato estatal de ayuda a la creación de alquileres sociales de este tipo.
  5. Desde que vivimos en modo coworking nuestra infancia disfruta viniendo a trabajar a la oficina. Desde que tiene poco más de 3 años nuestro Dani sabe que su madre va al coworking a trabajar y compartir. Imagino en un cohousing espacios donde las criaturas comparten sus ideas y viven desde que nacen colaborando y ayudando en su vecindario. Eso seguro que ocurre en Vrijbrcht en Amsterdam donde cuentan incluso con una guardería en el cohousing.
  6. Espacio Arroelo cada año que pasa es más diverso. Formar parte del programa de Empleo con Apoyo de la Asociación Down nos ha hecho ver el mundo desde múltiples perspectivas. Nos imagino construyendo un cohousing como Vrijbrcht con viviendas para personas con discapacidad intelectual o viviendas asistidas.

Seguimos comprobando cada día que otra forma de trabajar es posible desde Espacio Arroelo. Estamos convencidas que otra forma de habitar también lo es. Que un cohousing se parezca a esta propuesta solo depende de la comunidad que lo conforma. Imagino un cohousing donde las personas son responsables de habitar el mundo que queremos.

Saludos, África .